Cargando...
Limitación a la prohibición testamentaria de vender

Resolución del 21 de marzo de 2018, de la Dirección General de los Registros y el Notariado, sobre la Interpretación de una Prohibición Testamentaria de Disponer, surgida por la calificación registral negativa por la que se deniega la inscripción de una escritura de donación.

En el caso que concierne a este expediente, el debate gira en torno a si la prohibición de  “vender” reflejada en testamento para los legatarios instituidos en el mismo, implica también que éstos no puedan donar el caudal hereditario. 

De forma introductoria y para focalizar de forma somera en las circunstancias concretas, es preciso especificar que los ocho legatarios de la finca sobre la que recaía la cláusula testamentaria de no venta, donan mediante escritura autorizada ante Notario el pleno dominio de dicha finca (cada uno donando su octava parte indivisa). Sin embargo, presentada la  copia de dicha escritura en el Registro de la Propiedad, fue objeto de una nota de calificación negativa por la cual se denegó la inscripción registral de la donación otorgada. Se solicitó la calificación sustitutoria por otro Registrador, quien confirmó la calificación anterior. 

Ambos Registradores consideran que la expresión “vender” es completamente equiparable a “enajenar”, por lo que, consecuentemente, -existe prohibición expresa en el testamento de que la finca no sea vendida mientas vivan los legatarios- la cláusula prohibitiva impide, a su juicio, la realización de cualquier acto voluntario de transmisión inter vivos dado que la intencionalidad de la causante es mantener el bien inmueble en poder de los legatarios hasta el fallecimiento del último de ellos. 

Se interpuso recurso contra la nota de calificación sustitutoria ante la Dirección General de los Registros y el Notariado, para cuya resolución es de gran importancia señalar la consideración de la DGRN de la existencia de múltiples y diversos supuestos de prohibición de disponer, no siendo correcto abordarlos todos ellos con un tratamiento uniforme. Por lo tanto, la clave se encuentra aquí en si nos encontramos ante una prohibición absoluta de disponer (lo que excluiría cualquier acto de disposición o gravamen sobre la finca), o por el contrario se trata de una prohibición relativa (que solo cierra la puerta al supuesto de venta expresa de la finca).

En ese sentido, considera la DGRN que las limitaciones a las facultades dispositivas han de ser objeto de una interpretación estricta, lo que hace difícilmente entendible que la prohibición de vender implique también que no se pueda donar. El establecimiento de la prohibición expresa de que la finca “no sea vendida”; en sentido literal, excluye de la extensión del  marco prohibitivo a las donaciones. 

En conclusión, la DGRN estima que debe primar la interpretación literal  de la cláusula de no venta, más si cabe al ser redactado el testamento por un Notario, quién empleó el lenguaje en un sentido técnico y ajustado a la voluntad de la causante ; por lo que no puede prevalecer una interpretación presunta, finalista de la voluntad de la testadora, entendiendo que la prohibición es relativa y limitada, no siendo extensible a supuestos imprevistos.

Link de la resolución completa: En Vlex.